¿QUÉ ES EL 41 BIS? LA HUELGA DE ALFREDO CÓSPITO CONTRA EL AISLAMIENTO CARCELARIO EN ITALIA

Por: La Zarzamora

El pasado 20 de octubre el preso anarquista Alfredo Cóspito, secuestrado en la cárcel de Bancali, Cerdeña, comenzó una huelga de hambre en contra del 41 bis, un método de aniquilamiento intracarcelario reconocido por su nivel de tortura psicológica, que ya ha cobrado vidas de compañeras y que se le está aplicando desde el 5 de mayo. Esto ha generado la movilización tanto en las calles como en otros centros de exterminio, en los cuales ya se han plegado a esta huelga los presos ácratas Juan Sorroche e Ivan Alocco.

Las muestras de solidaridad anarquista internacionalista se despliegan en todo el mundo ante la lucha que comenzó Alfredo Cóspito contra el 41 bis. Movilizaciones y acciones de todo tipo aluden a esta protesta, en donde desde el encierro el cuerpo pasa a ser trinchera de lucha. Todo esto ante la imposición de este régimen carcelario asesino, perfeccionado para lograr la aniquilación del individux.

En $hile lxs presxs anarquistas y subversivxs no han sido indiferentes a este aniquilamiento tortuoso, desde la cárcel La Gonzalina el preso anarquista Francisco Solar emitió un comunicado en apoyo a la huelga de Cóspito exigiendo el fin de su aislamiento:

LA URGENCIA REQUIERE CONTUNDENCIA: saquemos a Alfredo Cóspito del aislamiento.

La huelga de hambre como herramienta de lucha es el último recurso que tiene el/la presx para combatir la asfixiante vida en prisión. Es una medida extrema en donde se pone el cuerpo como última trinchera de combate. La urgencia determina la decisión de llevar adelante una lucha de estas características. Urgencia que, sin lugar a dudas, presenta hoy la situación del compañero Alfredo Cóspito a quien el Poder intenta acallar bajo un aislamiento demencial.

Percibieron sus acciones como duros golpes que, de ser replicados y multiplicados, pondrían en aprietos al orden impuesto. Vieron en sus escritos y propuestas importantes aportes a las ideas y prácticas sediciosas que constituyen un peligro para cualquier expresión de autoridad. Y no se equivocan.

Por esos motivos han decidido aplicar el 41 bis a Alfredo. Ante esta arremetida no nos queda más que responder con fuerza, con decisión, teniendo claro que esta es una lucha por Alfredo y por todxs lxs que nos posicionamos contra el Poder. Entendiendo la importancia que significa dar esta batalla, percibiéndola como una oportunidad para estrechar lazos y complicidades en un internacionalismo de acción.

No es momento para la reflexión ni para el debate. Es momento para la guerra, para la irrupción violenta, para dar vida y potenciar esa solidaridad revolucionaria que constituye parte de nuestro arsenal práctico que sabemos utilizar.

Nutrámonos de nuestras experiencias pasadas para sacar lo mejor de lo nuestro y agrietemos esta normalidad ciudadana con contudentes golpes que demuestren la peligrosidad de la solidaridad anárquica.

Dejemos de lado los discursos victimistas y ataquemos al Poder allí donde se encuentre, ya que esa es la única manera que tenemos para sacar a Alfredo del aislamiento y terminar con el 41 bis. Y mientras mas contundentes sean estos ataques su impacto será mayor y, por lo tanto, su capacidad de incidencia e irrupción aumentará, lo que ciertamente fortalecerá las expresiones de solidaridad anárquica.

¡Saquemos a Alfredo Cóspito del aislamiento! ¡Terminemos con el 41 bis!¡Viva la Anarquía!

Fracisco Solar. Cárcel La Gonzalina – Rancagua. Octubre 2022

En Cerdeña, Italia una gran marcha anarquista recorrió las calles de la ciudad, luego de un plantón en el que llaman Hemiciclo. Desde ahí exigieron fuertemente el fin de la aplicación del 41 bis al compañero anarquista:

“La represión también la conocen y la viven los separatistas u otros miembros de la extrema izquierda, y sabemos definir este clima y esta represión policial: es en realidad un ataque político que el Estado está dirigiendo contra el ala antagonista, es una guerra de clases preventiva del estado italiano. Si se trata de una guerra de clases preventiva del estado italiano, estamos llamados a responder. La necesidad de levantarse, la necesidad de destruir creativamente, todavía tendrá que actuar como antagonista inquietante para los sostenedores tranquilos y violentos del presente estado de cosas”.

Cristian Augusto Grosso, uno de los organizadores.

En la cárcel de Terni, Italia, el preso anarquista Juan Sorroche, se plegó a la huelga de hambre de Alfredo desde el 25 de octubre. De igual manera en Francia, el preso anarquista Iván Alocco, se unió a la huelga el pasado 28 de octubre, en lo que calificó como «un pequeño gesto que le ayude en su determinación» y también hizo un llamado a la acción: «que la determinación de todos nosotros se transforme en acción. ¡Cabezas en alto!¡Viva la anarquía!»

¿Qué es y en qué consiste el 41 bis?

El artículo 41-bis de la «Ley de Administración Penitenciaria de Italia», consiste en la suspensión por desición del Ministerio de Justicia o el del Interior de «normas penitenciarias» aseguradas en la constitución, este régimen solo se termina cuando él o la encarceladx coopera con las «autoridades», cuando un tribunal ordena su suspensión o cuando la persona presa muere.

En concreto este régimen suspende el uso del teléfono; toda asociación o correspondencia con otros presos; reuniones con terceros; recibir o enviar sumas de dinero superiores a un monto determinado; recibir paquetes (excepto los que contienen ropa blanca) desde el exterior; organización de actividades culturales, recreativas o deportivas; votar o presentarse a las elecciones para representantes de los presos; y participar en actividades artísticas y artesanales, etc., así como restricciones a las visitas de miembros de la familia (una vez al mes y las visitas solo pueden comunicarse por intercomunicador a través de vidrios gruesos). 

El llamado «régimen penitenciario duro» fue creado para ser utilizado en delitos vinculados a: asociación de tipo magioso, narcotráfico, homicidio, robo agravado, extorsión o secuestro, sin embargo se ha utilizado específicamente para torturar a compañeros y compañeras de lucha, que son calificados por el sistema judicial (al igual que en $hile) como terroristas.

Las acciones en todo el mundo exigiendo el fin del 41 bis continúan diariamente, expresando el fuerte repudio existente dentro del anarquismo hacia el aniquilamiento carcelario y todos sus perfeccionamientos, que no buscan más que exterminar las ideas y acciones de cientos de compañerxs secuestrados en las cárceles del estado capital.-