Eloy Alarcón Manquepan, el crimen que dejó en evidencia las parcelaciones irregulares de territorio mapuche

Durante la mañana de este sábado 4 de junio, fue asesinado en el sector de Liumalla (Licanray) el kona Eloy Alarcón Manquepan, de 33 años de edad. Según testigos, el defensor del territorio, perteneciente al lov Manquepan Nahuelpan, fue herido de muerte, por un balazo a quema ropa en su pecho, el cual, según indican testigos que presenciaron el hecho, fue percutado por Mauricio Briceño, presidente de un comité de vivienda rural llamado Tañi Ruka, quien se dedicaba a la parcelación de territorio ancestral mapuche por medio de Taiñ Ruka Mew, pesudo empresa que en internet ofrece atención de asesoría jurídica y corredores de propiedades. El joven mapuche fue trasladado al Hospital de Villa Rica, en donde finalmente perdió la vida.

Nuevamente Wall Mapu lamenta el asesinato de un weichave, esta vez Eloy Alarcón Manquepan, ayudante de la Machi Catalina Huequeman del lof Hualapulli y reconocido mecánico del sector, fue abatido mientras se desplazaba con su madre y tía por un camino ubicado en Hualapulli, Luimalla (entre Licanray y Villa Rica), mientras realizaban los preparativos para el Wiñol Txipantu.

La lamngen María Manquepan, tía de Eloy y testigo presencial del repudiable hecho relató durante la tarde del sábado:

«Sentimos una camioneta y yo le dije Ulises ahí viene. El dijo: ‘ah que bueno que llego’, y se acerca a la camioneta. Él (Briceño) abre la puerta, le dispara a quemaropa y él cayó hacia una zanja. Nosotros corrimos a socorrerlo y él me amenazó con una pistola. Me decía: ‘sale de ahí vieja de mierda que también te voy a matar, sale de ahí tal por cual’ y yo entre que me caía y me paraba, no alcance a socorrer a mi sobrino y arranqué. Se quedó mi hermana ahí tirada encima de su hijo y también le decía ‘sale de ahí vieja de mierda que te voy a matar también’ entonces mi hermana le decía mátame nomas, mátame, mátame. Yo arranqué y corrí hacia arriba, le grité a mi otro sobrino que estaba herido su hermano y corrió Bayron a socorrerlo, también lo amenazó con la pistola y tiraba tiros al aire. A mi me tiró dos tiros al aire. Al que llegara a socorrer a mi sobrino, él lo amenazaba con la pistola y disparaba al aire».

Relato de María Manquepan.

Briceño, sindicado como autor de los hechos, es presidente de un comité de vivienda rural llamado «Tañi Ruka«, y es conocido en el sector por ser participe de la parcelación que se estaba desarrollando en el territorio. Bajo este nombre levemente cambiado a «Taiñ Ruka Mew«, ofrece terrenos, de 500 y 100 mts. en sus redes sociales, con factibilidad de luz y agua, con el slogan «Tu lugar soñado lo encuentras aquí», prometiendo en estas publicidades «Hermosas vistas al lago y volcán, excelente conectividad, bosques nativos y gran plusvalía».

Así mismo, éste se presenta como presidente de un supuesto lof llamado Mapu Likan Ray, que incluso el mismo día sábado firmaba un comunicado en defensa de Briceño. Sin embargo, las diferentes comunidades que habitan alrededor del lago Mayo Lafken (conocido como Villa Rica) y del Ruka Pillan (volcán conocido como Villa Rica), denunciaban en sus comunicados las prácticas mercantiles y oportunistas de Briceño.

En uno de estos comunicados firmado, por la cantidad no menor de 15 lov del territorio que bordea el lago y el volcán, califican este supuesto «lov» como: «Un invento creado para fines asistenciales, donde se agrupan las comunidades jurídicas beneficiadas por el Programa Chile Indígena en su fase II, comunidades que cumplían sus requisitos, invento de la Conadi que forma mesas territoriales y hay el yanakona Mauricio Briceño se aprovechó y era coordinador». Esto explica porque figura como «presidente» bajo una lógica estatal y ajena a la cultura mapuche, que tiene sus propias autoridades.

Una de las verdaderas autoridades ancestrales, y de las más importantes en un lov, es la o el Machi. En el lov Hualapulli, la Machi Catalina Huequepan, quien estuvo presente a las afueras del Hospital de Villa Rica denunciando el crimen, expresó mediante un comunicado la gravedad del hecho. En esta declaración, la autoridad ancestral explica el rol fundamental que ejercía Eloy como su ayudante y kona:

«Asesinaron a quema ropa a uno de mis conas, a un agente de medicina, a una fuerza muy importante para mi como MACHI, a una persona que me ayudaba en la recolección de remedios, a un integrante de mi comunidad. Esto es un atentado para mi como autoridad, me han quitado una fuerza. Esto es un atentado para mi comunidad, nos han quitado a quien tenía conocimiento de remedios».

Extracto de comunicado público de Machi Catalina Huequepan

Respecto al terreno donde sucedieron los hechos, las comunidades explican que Eloy junto a su familia se encontraban en un proceso legal que buscaba reivindicar el territorio en cuestión, el cual está registrado bajo el Título de Merced de Hilario Manquepan, antepasado de la familia Manquepan, que consta de aproximadamente 933 hectáreas, las cuales según afirman las comunidades, estarían siendo usurpadas por Roberto Antonio Iturra Kusel en complicidad con Briceño.

Mauricio Briceño, sindicado como autor del asesinato de Eloy A. Manquepan.

Este terreno, denuncian en el mismo comunicado, «estaba siendo loteado irregularmente para la instalación de inmobiliarias, donde Mauricio Briceño se prevalecía de su papel que le brinda la calidad indígena y se prestaba para estas empresas “truchas” para comprar y vender tierras mapunche, afectando los ecosistemas naturales, fuentes de agua, como menokos, trayenko y sitios significativos espiritualmente, afectando nuestro feyentun, az mapun, kume mongen y no es la primera vez que ocurre un asesinado en este contexto», lo cual explica los numeros avisos en internet de parcelaciones y ventas de terrenos a nombre de «Taiñ Ruka Mew».

La crisis ante el avance inmobiliario en la zona, no es desconocido para la gente del sector, hace años que la industria inmobiliaria causa estragos en el ecosistema que habita el territorio del Mayo lafken y Ruka Pillán. Particulares han llevado a cabo loteos irregulares en tierras mapuche, ignorando los Títulos de Merced con que cuentan las comunidades. En este caso, el repudiable asesinato de Eloy A. Manquepan, deja a la luz las estrategias ocupadas por inescrupulosos que utilizan su «calidad indígena» para continuar con la usurpación territorial.

El cuerpo sin vida del kona Eloy Alarcón Manquepan, padre de dos niños, fue trasladado durante la noche del sábado al SML de Temuco, en donde fue rebido por una masiva concentración, para posteriormente en horas de esta tarde ser entregado a su f

Concentración a las afueras del SML Temuco.

Por otra parte, Mauricio Briceño, autor del disparo que le quitó la vida al joven, fue detenido, negándosele la prisión domiciliaria debido a que no se pudo comprobar su versión de «legítima defensa». El autor del crimen por consecuencia, será ingresado al CDT de Villarica y la próxima audiencia quedó fijada para el 8 de junio a medio día.