PUELMAPU: ALERTA ANTE BRUTAL VIOLACIÓN DE NIÑA WICHI EN SALTA

Por: La Zarzamora / Fotografía: @sisasmedio

Repudio generalizado ha provocado la agresión física y violación de una niña wichí de 12 años que fue encontrada grave el pasado jueves 3 de noviembre en las cercanías de una escuela en el Municipio de Santa Victoria, Salta, en Argentina. El ataque a esta niña se suma a una serie de acontecimientos vulneratorios hacia la niñez indígena, entre los que cuentan el parto de Romina Rosas en cautiverio, una de las mujeres mapuche detenidas en el desalojo al Lof Lafken Winkul Mapu y las agresiones a sus hijas e hijos.

Según indicaron medios trasandinos, la niña, que se mantiene internada en el Hospital Juan Domingo Perón de Tartagal, recibió un fuerte golpe en la cabeza que le provocó la pérdida de conocimiento, además de tener signos de haber sido agredida sexualmente.

La causa legal por lesiones graves y abuso sexual, quedó a cargo del juez Anastasio Vazquez de la segunda sala del Tribunal de Juicio con competencia en Menores de la ciudad de Tartagal. El posible agresor, que tendría relación de parentesco con la niña (primo), fue detenido como sospechoso, pero luego liberado por orden judicial. 

Ante este nuevo hecho que remece a las niñeces indígenas, este miércoles el Movimiento de Mujeres y Diversidades indígenas del Buen Vivir realizó una ocupación del Banco Central de Argentina, institución a la cual responsabilizan por determinar el financiamiento de las arremetidas racistas represivas.

«Aquí se legaliza y se aprueba el presupuesto para la muerte para las balas, para la represión, aquí se permite y se legaliza la invasión que recibimos de las empresas que están violando y asesinando a nuestras niñas, están reprimiendo y encarcelando a nuestras mujeres a nuestra máxima autoridad espiritual»

Movimiento de Mujeres y Diversidades indígenas del Buen Vivir.

Así mismo, la luchadora mapuche Moira Millán, manifestó mediante un comunicado:

«Una vez más una de nuestras hijas de tan solo 12 años en la provincia de Salta perteneciente al pueblo Wichí  ha sido violada y estrangulada. Una hija que no conozco, que merece jugar, crecer, ser feliz en un país racista y criminal que esta permitiendo con su indiferencia la multiplicación de muertes sobre nuestras niñeces. Un país que está de acuerdo con el genocidio, que no se conmueve ante nada. Aún cuando las balas asesinas provenientes del Estado disparan contra las niñeces mapuche…en Argentina donde no hay presupuesto para la alimentación, educación, salud, políticas de género y etc, sin embargo si hay presupuesto para reprimir y matar. Aún hoy permanecen recluidos juntos con sus madres los pichikeche mapuche, son nueve muy pequeños, incluso bebés. Nacen sabiendo lo que es una cárcel por el solo hecho de ser mapuche y querer vivir en su territorio. A este país no se le cae una lágrima cuando de muertes indígenas se trata. Todos callan el genocidio, todos lo habilitan. El Papa con su silencio, el presidente con su firma, la vicepresidenta con su indiferencia, una inmensa mayoría del pueblo argentino con su indolencia, los grandes medios de comunicación hegemónicos con su mentira racista. Todos avalan y el país amanece una y otra vez como si nada.  Pero el grito desesperado de aquella niña wichí llegó potente hasta nuestros oídos y corazones a la selva, a la montaña, a la estepa y nos ha empujado a salir para exigir que se termine. ¿Cuántas niñas mas tienen que ser violadas y asesinadas? ¿cuántas serán suficientes para que despierte este país?»

Moira Millán

Esta alerta es una llamado urgente a defender la infancia de los pueblos ancestrales, que deben enfrentar día a día el racismo de los estados colonialistas y sus sociedades cómplices.