CRIMINALIZACIÓN POST ESTALLIDO: El caso de Claudio T. y Guillermo Vergara en Concepción

El pasado 25 de octubre, se desarrollaría en el Juzgado de Garantía Concepción, una audiencia por el caso de Claudio T. Vergara y Guillermo Vergara, en el cual ambos jóvenes son acusados de «maltrato de obra a carabineros y ocultamiento de identidad», esto luego que el 11 de diciembre del 2019, en el contexto de la revuelta social, fueran detenidos, golpeados y estragulados por carabineros de la segunda comisaría. Finalmente la audiencia fue cambiada para el próximo 14 de diciembre a las 9:30 am, por petición de la fiscal a cargo.

Los hechos ocurrieron hace casi 3 años, en plena revuelta social mientras en Concepción se desarrollaban diariamente decenas de protestas callejeras que desestabilizaban la normalidad cotidiana. Ante las movilizaciones constantes, las fuerzas represivas de la región dispusieron de todos sus métodos en una cacería que terminó con decenas de personas en el encierro carcelario. Persecuciones, seguimientos, violentas detenciones en el sistema de trasporte público, fueron algunas expresiones de lo que se comenzó a vivir en términos de control social y los procesos de criminalización que comenzaron en ese entonces siguen activos.

Según denuncian Claudio T. Vergara y Guillermo Vergara, el procedimiento aquel día fue absolutamente arbitrario e irregular. Ocurrió durante la noche del 11 de diciembre del 2019, mientras volvían a sus casas y a pocos metros de estas.

«Se nos tomó detenidos, contra nuestra voluntad dejando a un compa en la micro, a media cuadra de nuestras casas. No se nos dejó mostrar nuestra identidad, se nos golpeó e insultó dentro del furgón policial, luego se nos llevó a constatar lesiones donde en la constatación nos dejaron sin daños y a los policías sí, como si hubiese habido un enfrentamiento».

Claudio T. Vergara.

A parte de no permitirles identificarse y de ser golpeados en el furgón policial durante el traslado, afirman que en la constatación de lesiones, sus golpes no son registrados y extrañamente resultan sin lesiones, por si fuera poco se les realiza el mismo procedimiento a los represores en el cual «personal de salud» sí estableció la existencia de lesiones. Pero los apremios ilegítimos no terminarían ahí, luego fueron trasladados a la Segunda Comisaría de Concepción en donde siguieron recibiendo insultos y golpes e incluso acusan haber sido estrangulados por los policías.

«Se nos llevó a la Segunda Comisaría de Conce, donde nos siguieron golpeando y estrangulando»

Claudio T. Vergara.

Hasta hoy a casi a tres años del hecho, la audiencia de su caso había sido constantemente cambiada, manteniéndose sin avances legales. Anteriormente ambos jóvenes estaban bajo representación legal proporcionada por el estado y no se les permitió incorporar nuevas pruebas. Hoy con una nueva defensa proporcionada por el abogado Davis Torres, los afectados han logrado que estas pruebas sean admitidas y esperan sean revisadas prontamente.

Bajo esta acusación emitida desde la institución represiva, Claudio y Guillermo arriesgan una pena de 300 días de cárcel, una acusación que nuevamente se sustenta en los relatos de una de las instituciónes más, repudiadas, cuestionadas y deslegitimadas del estado.