Contexto de este 18O: más de 150 protestas evidenciaron el descontento a tres años del inicio de la revuelta

Por: Editorial/ Fotografía: @el_mundo_en_mis_ojos_

Protestas en todo el territorio se desarrollaron para conmemorar los 3 años desde que los estudiantes comenzaron uno de los procesos de subversión social más importantes desde la lucha contra la dictadura pinochetista, proceso que lamentablemente ha derivado en una instrumentalización institucional de las luchas. La brutal represión del actual gobierno que destinó 25.000 pacos con este fin, dejó un recuento de 195 detenidxs por los aparatos represivos, pero también un saldo de 24 represores con lesiones. ¿Qué sucedió en Concepción y en qué contexto se desarrolló este nuevo 18O? Te lo explicamos a continuación.

Fotografía: @el_mundo_en_mis_ojos_

Desde la madrugada del 18 de octubre de este 2022, se comenzaron a realizar las primeras barricadas que daban inicio a una nueva jornada de protesta, principalmente enfocada en el descontento ante las estrategias de los poderosos por mantenerse en las estructuras de poder, la preservación y reafirmación del modelo económico capitalista extractivista, la impunidad de los represores y el no cumplimiento de «promesas» oportunistas desde el ejecutivo. 

Por su parte el gobierno de Boric, implementó un plan represivo que se desplegó en todos los territorios movilizados. Días antes, empresas de seguridad privadas como SL SERVICIOS INTEGRALES (de rut 76505095-2) registraban las convocatorias y organizaciones convocantes, para facilitar el trabajo de los órganos represivos.

PROTESTAS EN CONCEPCIÓN

En Concepción las barricadas se encendieron en las distintas intersecciones del centro de la ciudad. Paicarrera fue el punto de confluencia de las distintas manifestaciones. Aproximadamente a las 7 de la tarde se comenzaron a registrar violentas detenciones por parte de los sicarios del estado. Algunas fueron ejecutadas con caballería, decenas de pacos a caballo que recordaban a los latifundistas en la aberrante práctica que llamaron «palomeando rotos». Decenas de motos en conjunto literalmente cazaban a gente previamente identificada. Guanacos, zorrillos, piquetes, todo formaba parte del escenario del «nada ha cambiado». De la misma forma el helicóptero no paró de girar sobre el centro de la ciudad, observando y siguiendo cada movimiento de quienes participaban en las barricadas.

Fotografía: Museo Histórico Nacional

La utilización de decenas de caballos que fueron expuestos a gases lacrimógenos, piedras y un contexto de violencia, nuevamente dejó ver la crueldad con la cual las instituciones del estado promueven la explotación de animales para la represión. Estos fueron utilizados para golpear y aplastar a manifestantes quienes eran detenidos y llevados a golpes entre los caballos.

La jornada en esta ciudad culminó con aproximadamente 18 personas detenidas violentamente, quienes fueron trasladados a la primera comisaría. Según la vocalía de ddhh UdeC, la mayoría pasó a control de detención por desórdenes menores.

CONTEXTO

En este contexto represivo, a 3 años del comienzo de la revuelta, las condiciones no han cambiado y es más, se han reafirmado. La firma del TPP11 da pie a un avance extractivo sin precedentes, un camino ya trazado desde los distintos gobiernos de la social democracia y la derecha, con múltiples estrategias que incluyen desde patentamientos de semillas hasta la construcción e implementación de carreteras que facilitan la extracción y devastación de los territorios.

Lxs presxs de la revuelta aumentaron la cantidad de prisión política en las cárceles asinadas de un sistema carcelario en crisis, estos se sumaron a las y los compañeros perseguidos y encarcelados durante los gobiernos de la concertación y del primer período de Piñera. En todos los casos, pre revuelta y de la revuelta, ha existido una persecución y criminalización previa a las determinaciones judiciales, que cuando son establecidas, resultan ser parciales, esto con la indispensable complicidad de los medios hegemónicos que tiran los primeros dardos y generan opinión pública. Evidentemente las promesas de la social democracia frente amplista no fueron concretadas y la no materialización de la «libertad a lxs presxs de la revuelta» (utilizada como herramienta electoral) es uno de los engaños que más repudio genera.

Estado de excepción en WallMapu Imagen: radiokurruf.org

La continuidad de las prácticas militaristas bajo el alero del «estado de emergencia acotado» o derechamente del «estado de excepción» en WallMapu, como venganza a la no asimilación de gran parte del pueblo mapuche a las políticas del estado, es otro factor que refuerza el descontento contra la estructura política. La reiteración de una avanzada militar colonialista en un territorio aún herido por la invasión mal conocida como la «Pacificación de la Araucanía», da cuenta de una indisoluble negación histórica de parte del estado de $hile hacia sus ataques genocidas históricos, como lo han sido la usurpación territorial, la radicación, la evangelización y la asimilación cultural de los pueblos ancestrales, todos hechos que han construido el actual escenario, que nuevamente quieren «solucionar» con el mismo método que lo provocaron.

Por otra parte el «gobierno feminista» no se urge en imponerse como querellante en las más de 533 denuncias por violencia política sexual, ejercidas por agentes del estado en el contexto de la revuelta social. De estos sólo un caso, ha terminado en condena en la ciudad de Arica, un desnudamiento perpetuado por la Cabo Francisca Benavides Vera, quien recibió 541 días de cárcel por apremios ilegitimos, en el resto no existen avances.

Querellas del Indh por VPS ascienden a 533.

Los 15 saqueos sentenciados por los medios tras el 18 de octubre, se presentan en una realidad en la cual el precio de los alimentos se dispara a diario. La especulación del empresariado no ha escatimado en subir continuamente los precios en una sociedad adiestrada para depender de la oferta del mercado y enajenada del autoabastecimiento.

Las acciones del pasado 18O reflejan que aún está latiendo el descontento porque nada ha cambiado, y todo volvió a la putrefacción inicial, los lavados de imagen de los empolvados concertacionistas como Lagos e Insulza o las apariciones de Harboe en TV (ex subsecretario del interior 2006 al 2008 en los gobiernos de Lagos y Bachelet), período en el cual asesinan a Matías Catrileo y que el justificaba en aquellos años, afirmando descaradamente que «hubo fuego cruzado«. Así mismo este último y siniestro personaje, generó el nefasto show mediático contra 4 los compañeros subversivos autónomos involucrados en el llamado caso Security, el año 2007, al cual hizo alusión hace pocos días en TVN, mostrándose a si mismo como héroe narcisista de una película ficticia, descontextualizada y manipulada a su antojo, caso por el cual aún se encuentran encarcelados Marcelo Villarroel y Juan Aliste Vega.

A 3 años nada ha cambiado en el poder, sin embargo la potencialidad de la lucha callejera y de las acciones individuales se sigue multiplicando hacia el inevitable devenir histórico del fin de un sistema basado en la opresión y explotación de la naturaleza y la vida humana.-